¿Qué puedo hacer si mi hijo ha sido diagnosticado con TDAH?

¿Qué puedo hacer si mi hijo ha sido diagnosticado con TDAH?

No es sencillo recibir la noticia de que nuestro hijo presenta un trastorno como el TDAH, por eso es normal que reaccionemos con sentimientos de culpa, rabia negación o temor, como también es posible que experimentemos alivio al mismo tiempo, porque ya entendemos la razón de su comportamiento y sus dificultades.

Lo mejor que podemos hacer para superar este primer momento, es canalizar nuestras energías hacia la búsqueda de la solución y concentrarnos en la tarea de apoyar al chico de la manera más adecuada.

Los siguientes consejos pueden darte el valor y algunas pautas prácticas para salir adelante y ayudar apropiadamente a tu hijo:

  1. Busca toda la información que requieras y consulta con un profesional que pueda evaluarlo y brindarle un tratamiento personalizado.
  2. Involucra a tus familiares y a otros padres de ser posible.
  3. Mantén una actitud optimista y aprender a controlar el enojo y ver el lado positivo de las cosas. Procura transmitirle esto a tu hijo.
  4. Aprende a entender su comportamiento, a escucharlo y a reconocer los signos de su condición.

Ten presente que los niños con TDAH:

  • Experimentan una urgencia de lo novedoso.
  • Solo viven el presente y tienen problemas para interiorizar el pasado y el futuro.
  • Demandan mucha actividad física.
  • Suelen aislarse y sentir enojo cuando enfrentan una tarea difícil.
  • Se frustran con facilidad.
  • Necesitan más tiempo que los niños que no tienen TDAH para realizar una actividad aunque tengan las mismas capacidades. Se sienten presionados por el reloj.
  • Tienden a tener un pobre concepto de sí mismos.
  • Aunque se esfuerzan demasiado, no logran cumplir los objetivos que se les plantea.
  1. Fomenta su estima propia. Dile cuán especial es y destaca sus cualidades y capacidades con palabras positivas y motivantes. Para hablarle de lo que debe corregir no le digas “Eres muy ruidoso”, sino “Estás haciendo mucho ruido”.
  2. Confía en él/ella. Delégale responsabilidades según sus capacidades y hazle saber que tú crees que lo puede hacer. Enséñale a hablar de aquello en lo que es hábil y capaz.
  3. Enséñale a reconocer sus limitaciones y a aceptar ayuda.
  4. Demuéstrale que lo valoras y amas sin importar sus errores y fracasos e independientemente de sus cualidades y virtudes.
  5. Felicítalo por sus logros pero, sobre todo, por su esfuerzo en el proceso y sin mirar las calificaciones. Felicítalo tan pronto como manifieste una conducta adecuada.
  6. Incúlcale disciplina y buenos hábitos de estudio, exigiéndole de acuerdo a sus posibilidades.
  7. Haz equipo con sus maestros y mantén contacto permanente con ellos para bien de tu hijo.
  8. Mantén contacto físico afectuoso con tu hijo, siéntate a su lado, hazle cosquillas, ponle la mano en el hombro o la espalda, bésalo y abrázalo, choca las manos con él.
  9. Inscríbelo en una actividad deportiva que pueda practicar individualmente como el patinaje, la natación, el baile, entre otros.

¿Cuál es la forma adecuada de disciplinarlo?

Como hemos dicho, que tu hijo tenga una dificultad o discapacidad no significa que no requiere disciplina y que se moldee su carácter. Hay un par de cosas que puedes hacer para ello:

  • Si el chico se comporta de manera inapropiada, no debes entrar en discusiones ni prestarle la atención que quiere captar de esa manera. Aléjalo de lo que pueda implicar riesgo para su integridad o salud e ignóralo hasta que deje el comportamiento indeseado.
  • Si presenta actitudes agresivas, ponlo en “tiempo fuera” sin alterarte, en un lugar que sea aburrido para el niño, que no tenga nada que lo estimule o distraiga. La idea no es castigarlo sino más bien enseñarle a calmarse y controlarse.

Debes evitar:                                  

  • Exponer a tu hijo a situaciones muy competitivas.
  • Impedirle que se relacione con niños que sean menores que él.
  • Regañarlo y reprimirlo cuando manifieste problemas para relacionarse con otras personas. Debes escucharlo, prestar atención a su manera de expresar la frustración y darle opciones para comunicarse mejor. Por ejemplo, sugerirle algunas palabras con las que pueda expresar sus emociones.
  • Avergonzarlo delante de los demás. Más bien, acuerde con él un código de señales con el cual pueda indicarle que su comportamiento es inadecuado sin necesidad de ponerlo en evidencia con los otros.
  • Aislarlo o privarlo de las actividades de grupo. En cambio debes motivarlo a participar en aquellas que le interesen y que vayan con sus habilidades.

 

About author

A tí también te puede gustar

Hábitos de lectura 0 Comments

¿CÓMO CULTIVAR HÁBITOS DE LECTURA Y ESCRITURA EN FAMILIA?

Los niños que crecen en los hogares en que se promueve la lectura y la escritura llegan a ser mejores lectores en la escuela que aquellos que no tuvieron ese…

Familia UNOi 1Comments

¿Qué hace que en casa sea tan difícil vivir en paz?

En la actualidad ya no es raro que hablemos de un mundo más pacífico y visionemos una sociedad más armónica; tampoco es extraño que nos preocupe como nunca antes la…

Familia constructora de paz 0 Comments

¿Cuál es tu estilo al afrontar un conflicto familiar?

El conflicto es un fenómeno presente e inevitable en todas instancias sociales, incluida la familiar. Pero debemos ocuparnos de que se resuelva de manera correcta para que no termine debilitando…

2 Comentarios

  1. Víctor Ramírez
    julio 05, 10:43 Reply
    ¿Qué me pueden decir al respecto de la integración de la educación con el modelo UNOi con niños TDAH? ¿Ventajas, desventajas... experiencias? Gracias.
    • marketing
      julio 13, 16:07 Reply
      Las experiencias con Unoi han sido muy positivas puesto que el enfoque metodológico es variado y dinámico lo cual contribuye al buen rendimiento del estudiante con TDAH. La propuesta de interacción constructiva tambien favorece a este tipo de estudiante ya que en el trabajo colaborativo, el niño asume diferentes roles y puede aportar y destacarse desde sus fortalezas y no solo desde el conocimiento memorístico y la información. Hemos visto una ganancia absoluta con el uso de las aulas digitales, pues invitan a que el niño permanezca activo y concentrado por mayores períodos de tiempo, al igual que el uso de dispositivos donde se pueden recomendar aplicativos para ejercitar ciertas habilidades a un ritmo personalizado. Para terminar, los estudiantes de UNOi presentan pruebas externas en las que se da relevancia a las habilidades y a las competencias. Con los resultados se pueden trazar planes de mejoramiento involucrando el grupo interdisciplinar.

Deja tu respuesta