¿Qué hacer para que tu hijo sea un buen estudiante?

¿Qué hacer para que tu hijo sea un buen estudiante?

Esta es una pregunta que todo padre llega a cuestionarse en algún momento, especialmente si su hijo ha obtenido pobres resultados. Es por eso que te compartimos esta lista de recomendaciones para crear buenos hábitos y mejorar las posibilidades de éxito de tus hijos en su etapa escolar.

1. Fijarse metas claras

En primer lugar, es importante que detectes las debilidades y fortalezas de tu hijo. Una vez conozcas sus flaquezas, ayúdalo a fijarse metas para mejorar en esos aspectos. Puedes proponerle mejorar en tres temas durante un año. Estos propósitos deben ser medibles y en lo posible relacionados con los hábitos de estudio que tu hijo necesita implementar o mejorar.

Escribe esas metas en un lugar y propón una fecha de revisión de los avances de mejoramiento. También es recomendable mantener una frecuente comunicación con el profesor o profesora de tu hijo, para darle a conocer las metas que se han propuesto y conocer por parte de él o ella, los avances que ha conseguido tu hijo.

2. Llevar un control de tareas

Aunque en algunos colegios los exigen, es recomendable llevarlos en caso que no sean obligatorios. Esto no es más que una agenda que le permite al niño llevar un control de las tareas y trabajos que tiene pendiente, debe ser amplia y permitirle escribir al pequeño en al menos una hoja por día. Lo que se anote allí, no tienen que ser solo actividades escolares, el que se anoten otro tipo de eventos extra curriculares será muy importante para que los pequeños lleven una buena organización de su tiempo.

Esto ayudará a que tu hijo no deje de presentar una tarea escolar porque olvide realizarla, pues con esta agenda tendrá siempre un recordatorio de lo que debe hacer.

3. Estudiar en el lugar adecuado

Muchas veces nuestros hijos realizan sus deberes escolares en la habitación, y esta no es una buena idea. Este es un lugar que inconscientemente invita al descanso y contiene muchos distractores para los niños, tales como juguetes y la televisión.

Por esa razón, es más recomendable un lugar de estudio, y en caso de no tenerlo, pueden ser mejores opciones el comedor o la cocina, donde no hay tantos objetos que roben la atención de los pequeños. Además, si tienes una biblioteca cerca de tu casa, sería una excelente opción, pues cuentan con espacios de estudio y pueden consultar más fuentes para hacer sus deberes.

4. Planificar el tiempo

Cuando los niños llegan del colegio necesitan tomar unas onces y descansar. Pero ese descanso no se debe extender por el resto de la tarde. Es importante que los pequeños aprendan a manejar correctamente su tiempo y que entiendan que hay obligaciones que son más apremiantes que, por ejemplo, jugar videojuegos.

Se les debe explicar que primero es necesario tener listas todas las tareas y trabajos escolares antes de hacer otras actividades de entretenimiento. En caso de que no tengan deberes pendientes, es importante que realicen otras actividades como leer algo que les guste o repasar una asignatura en la que consideran que no están nivelados, con el fin de crear una rutina de trabajo.

Llegará el momento en que no será necesario recalcar a tu hijo lo qué debe hacer, sino que él mismo entenderá cuáles son las prioridades y le será fácil e incluso llegará a querer esta rutina.

5. Ofrecerles tu tiempo

Desde pequeños, los niños siempre ven en sus padres los guías que les han enseñando la mayoría de cosas que conocen. Por eso, es importante que no los abandones en su etapa escolar y por el contrario que tengas siempre un tiempo fijo para dedicarles durante la realización de sus tareas y trabajos.

Durante este tiempo puedes colaborarles en lo que se les dificulte, así como retarlos en lo que son hábiles para que vayan más allá. No debes realizar los deberes por ellos, sino ser un guía, no solo que supervise, sino que te intereses realmente por lo que ellos están haciendo.

También es importante que durante este espacio les ayudes a ser más organizados y a crear buenas rutinas para la consecución de sus logros.

6. Enseñarles a valorar los frutos de su esfuerzo

Cuando nuestros hijos alcanzan los objetivos que se habían propuesto debemos felicitarlos y mostrarles que nos alegramos por ellos. Esto les dará ánimo y se sentirán orgullosos de lo que han conseguido. No es recomendable premiarlos con dinero u objetos materiales, ya que se cambia el significado de su alcance. Cuando esto sucede, los niños no buscan la satisfacción del logro en sí, sino obtener algún bien deseado y esto podría hacer que hagan trampa con tal de conseguir ese objeto material.

About author

A tí también te puede gustar

¿Cómo aprenden nuestros hijos? 0 Comments

¿Por qué existen las tareas?

Los niños pueden preferir ir a jugar, que sentarse a hacer una tarea que les dejaron en el colegio, y esto se puede convertir en un problema para los padres…

¿Cómo aprenden nuestros hijos? 0 Comments

¿Conoces el estilo de aprendizaje de tu hijo?

Todos nosotros tenemos diferentes formas de aprender. Sin embargo, existen estilos que favorecen más a unas personas que a otras. Es muy importante conocer cuál es el método que nos…

¿Cómo aprenden nuestros hijos? 0 Comments

Los diez hábitos de los estudiantes sobresalientes

En ocasiones llegamos a pensar que unos niños son mejores que otros para estudiar y no es así. Todo depende de que les ayudemos a nuestros hijos a formar unos…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta