¿Qué hace que en casa sea tan difícil vivir en paz?

¿Qué hace que en casa sea tan difícil vivir en paz?

En la actualidad ya no es raro que hablemos de un mundo más pacífico y visionemos una sociedad más armónica; tampoco es extraño que nos preocupe como nunca antes la tranquilidad y la búsqueda de la “paz interior”. Sin embargo, esto contrasta bastante con los reportes de un creciente número de familias en crisis por causa de conflictos irreconciliables o de hogares a punto de colapsar debida a incompatibilidades entre sus miembros.

Es una realidad que los conflictos entre las personas son pan de cada día y, como reza un conocido dicho “para que haya una pelea se necesitan dos”, por eso es usual que pensemos que es imposible vivir en paz, mucho más en una familia.

Y claro, no hay duda de que es muy difícil vivir en paz en un hogar en el cual:

  • No es posible ponerse de acuerdo ni siquiera en los asuntos de importancia menor.
  • Se utiliza un lenguaje negativo y destructivo para comunicar las ideas y expresar las emociones.
  • Predomina la actitud agresiva, defensiva, discriminatoria o indiferente en el trato de unos con otros.
  • Tomamos personal todo lo que los demás dicen o hacen a nuestro alrededor, aunque en realidad no sea así.
  • Nos dedicamos a culparnos y reprocharnos por los problemas en vez de buscarles solución.
  • Vivimos discutiendo por todo y en todo momento.
  • El enojo y la frustración son nuestro estado común.
  • Cada uno busca únicamente su propio interés y salirse con la suya a costa de los demás.
  • Se vive bajo un régimen de temor y silencio.
  • La rutina nos agobia y el tedio nos consume diariamente.
  • Hay alguien buscando constantemente problemas donde no los hay.
  • Hay alguien que no deja de quejarse y autocompadecerse.
  • Hay alguien que desea vivir a expensas de los otros.
  • No hay normas claras ni buen ejemplo.
  • No hay quien ponga orden y lidere.

Estamos de acuerdo en que es complicado convivir en un ambiente tan hostil, amenazante y contaminado de malas vibraciones. Pero, por otra parte, una observación detenida de la situación nos muestra claramente que el problema no se encuentra en la familia en sí misma, sino en el hecho de que no comprendemos las relaciones entre los seres humanos en toda su complejidad y que desconocemos o descuidamos los valores que estimulan la convivencia auténtica.

La razón de fondo probablemente sea que la sociedad en que vivimos nos induce a dar prioridad a la realización individual y promueve creencias y hábitos como el egocentrismo, la autocomplacencia y la apatía social, que son nocivos y van en contra de la naturaleza gregaria de los seres humanos.

Es posible experimentar paz en nuestra familia. Y aún más… salvaguardarla es una de las funciones primordiales del hogar, así como uno de los deberes insoslayables de los padres. Pero, por supuesto, conseguirlo no es sencillo cuando tenemos las creencias y los hábitos equivocados.

Entonces, por supuesto, lo primero que hay que hacer es superar esta mentalidad, tomar la determinación de romper el ciclo vicioso de la intranquilidad que ha imperado en nuestra historia, para abrirnos a la posibilidad de una vida en familia y en comunidad diferente.

About author

A tí también te puede gustar

Familia constructora de paz 0 Comments

¿No es la paz más que ausencia de conflicto?

Vivimos en un mundo en el cual las dificultades entre las personas son pan de cada día por cuenta del egoísmo, la ambición desmedida, la falta de diálogo, la intolerancia,…

Hábitos de lectura 0 Comments

¿Qué puedo hacer para enseñar a mis hijos a leer y escribir en casa?

Los niños pequeños que participan en conversaciones, a quienes se les lee con frecuencia, que tienen contacto con los libros en casa tienen una importante base para adquirir las destrezas…

Temáticas 0 Comments

¿Cómo influye el afecto en el desarrollo de tu hijo?

Parte del desarrollo normal de un niño radica en que reciba la adecuada cantidad de afecto de parte de sus padres y familiares, este debe iniciar incluso antes de su…

1 Comentario

  1. FLORK
    febrero 09, 16:34 Reply
    La sociedad es construida por cada uno de los hogares que conformamos las personas, y como dice el artículo, nuestro deber como núcleo familiar es formar seres humanos capaces de convivir en armonía y tolerancia. Lo que pasa es que hay tantos grupos de personas llamasen Colegio, Iglesia, Amigos, etc, que si no tienen el mismo objetivo de educar personas integras a veces no es favorable dar lugar a mejores valores en casa. Debemos tomar conciencia que de alguna forma debe iniciar la Paz. Gracias por el texto.

Deja tu respuesta