¿Qué debes saber sobre dar y recibir afecto?

¿Qué debes saber sobre dar y recibir afecto?

Los seres humanos necesitamos dar y recibir amor. Es decir, que tenemos la necesidad de ser queridos por alguien más, así como querer a otras personas. Para que alguien pueda tener una vida feliz, es imprescindible que ese individuo construya relaciones interpersonales fuertes. De lo contrario tendrá falencias afectivas que no podrán ser solucionadas por más éxito laboral que reciba esa persona.

A pesar de la importancia de construir buenas relaciones, el mundo de hoy intenta ignorar su relevancia y, por el contrario, premia el egoísmo e individualismo. En la mayoría de culturas, las personas intentan sobresalir entre un grupo y exhiben sus resultados sin compartirlos. Es el caso de muchas empresas, donde las mayores ganancias no se reflejan en los salarios de sus trabajadores, sino en el ya abultado bolsillo del jefe.

Por esa razón, los padres tienen la importante misión de educar a sus hijos fuera del ejemplo que da la sociedad de ser codiciosos y egoístas, y transmitirles que es más importante la construcción en conjunto y cultivar buenas relaciones con quienes nos rodean. Pero para brindar ese ejemplo, es necesario, en primer lugar, que los mismos padres tengan claridad sobre cómo damos y recibimos amor.

Formamos relaciones durante nuestras vidas. Las personas forman vínculos especiales con otros que se encuentran en su entorno y con aquellas con las que existen afinidades. Allí inicia un intercambio afectivo en el que una persona brinda algo bueno para recibir también algo bueno de vuelta.

Existen situaciones en las que podemos brindar afecto sin obtener nada a cambio, o viceversa, en las que recibimos afecto pero no damos nada a cambio. Estas relaciones tienden a desaparecer porque la parte afectada dejará de brindar afecto y las partes empezarán a alejarse.

La intensidad y frecuencia son muy importantes en una relación. Una relación, como lo es la amistad, se alimenta gracias a la frecuencia en que las partes se mantienen en contacto. De esa forma se nutre y fortalece esa relación.

Si por el contrario, dejamos de cultivar la relación, alejándonos por ejemplo, la falta de comunicación empieza a enfriar ese lazo y podría desaparecer. Sin embargo, esto no sucede con algunas personas que son muy importantes para nosotros, como los son la familia o amigos de la infancia, pero si puede ocurrir con otras personas.

Dar y recibir amor es parte de nosotros y para poder tener un adecuado balance emocional es necesario para que podamos vivir felices. Las personas tienen la necesidad de ser reconocidas por otros y así mismo reconocer a otros por sus acciones. A los hijos se les enseña con el ejemplo, dándoles amor y enseñándoles a brindar amor a otras personas, desde luego con las debidas precauciones.

El amor brinda seguridad y autoconfianza. Cuando un niño recibe amor mejora su autoestima y seguridad en sí mismo. Esto le ayudará a enfrentar los problemas que se pueden ir presentando y favorece su capacidad de comunicación y adaptación social. Esta etapa es muy importante porque será el reflejo de cómo ese niño será en su vida adulta.

Fortalecer los vínculos con los hijos es la mejor inversión. Las buenas relaciones de padres e hijos son la clave para que los pequeños tengan buenas relaciones con quienes los rodean en un futuro. Los bienes materiales que le puedas dejar a tu hijo se pueden acabar, pero no el patrimonio afectivo, que además será la base para construir el éxito profesional.

About author

A tí también te puede gustar

¿Cómo enseñar a ser feliz? 0 Comments

¿Cómo exigirle a mi hijo en la medida adecuada?

Los padres sabemos por instinto de la necesidad de exigencia que tienen nuestros niños. En nuestra época es claro que no podemos cometer el error de generaciones pasadas, que con…

Temáticas 0 Comments

Las familias y el mundo virtual

Las familias de hoy son muy diferentes a las familias del siglo pasado. Los dispositivos electrónicos le han dado una dinámica completamente diferente a los hogares. Ahora los niños aclaran…

¿Cómo enseñar a ser feliz? 0 Comments

¿Es correcto afirmar que si los padres son felices los hijos son felices?

María Elena López, psicóloga de familia, responde a la pregunta: “¿Es correcto afirmar que si los padres son felices los hijos son felices?” Te invitamos a conocer algunas de las recomendaciones…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta