¿Por qué debemos disciplinar a nuestros hijos?

La disciplina es muy importante para nuestros hijos en edades tempranas, ya que sabrán actuar de una forma coherente y sabrán diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal. Disciplinar a nuestros hijos es un acto de amor que busca la protección de los pequeños frente a futuras situaciones en las que ellos se tengan que desenvolver por sí mismos.

 Algunas de las razones por las que debemos disciplinar a nuestros hijos son las siguientes:

– Frente a malos comportamientos con personas que los rodean o contra ellos mismos.

 Cuando los niños tienen actitudes negativas frente a sus semejantes o pasan por alto algunas normas que los pueden poner en peligro, como pasar solos la calle cuando son muy pequeños, requiere de nuestra intervención. Es necesario que comprendan lo que está bien y lo que está mal, y que sepan que los actos negativos tienen consecuencias. Frente a estas situaciones debemos corregirlos hasta que sean ellos mismos los que entiendan sus errores y frenen este tipo de comportamientos.

– Porque los ayuda a alcanzar metas más altas.

 Cuando les enseñamos a nuestros hijos que hay que esforzarse por las cosas y a ser perseverantes por lo que quieren, les estamos brindando unas fuertes bases sobre las que pueden construir un buen futuro. Las personas disciplinadas por lo general obtienen mayores logros, son personas organizadas con su dinero y saben aplazar la gratificación inmediata para conseguir mayores logros más adelante. Estas personas son mejores estudiantes, así como profesionales.

– Para que en el futuro forjen relaciones felices.

 Dentro de la educación que les damos a nuestros hijos es importante que sepan cómo manejarse en su relación con otras personas. Una persona disciplinada es alguien que aprende a renunciar a su autocomplacencia en pro de algo mejor. Por esa razón, para una persona disciplinada es más fácil crear relaciones sanas, pues saben renunciar a algo por las personas que quieren, y de esa forma crean relaciones más fuertes. Si por el contrario una persona es egoísta y solo piensa en sí misma, esto hace que las personas lo rechacen y los aísla de la sociedad, lo cual es muy perjudicial.

– Porque mejora la relación padre e hijo.

 La etapa de la niñez es cuando se conoce el mundo, se investiga y reconoce todo lo que nos rodea. Entre lo que se aprende, los niños necesitan saber qué está bien y qué está mal, para eso es necesaria la orientación de sus padres. Por esa razón, el que el padre ponga límites, ayuda al niño a comprender el funcionamiento de la sociedad y es una forma de protección. Él de seguro estará agradecido.

About author

A tí también te puede gustar

Familia UNOi 0 Comments

Comparar, un error recurrente en los padres

Cuando se es padre o madre, lo más seguro es que se busque lo mejor para los hijos. Procuramos que ellos reciban todas las herramientas necesarias para enfrentar el mundo…

Familia en la era digital 0 Comments

Sugerencias para establecer normas de uso de dispositivos en el hogar

1-Identifique lo que puede limitar y cómo hacerlo . 2-Escuchen el punto de vista del niño. 3-Sean coherentes y actúen con firmeza 4-Expliquen a su hijo, claramente y con precisión,…

¿Cómo lograr una crianza inspiradora y feliz? 0 Comments

Disciplina en vez de castigo

El castigo es un método que aplicamos debido a la experiencia que tenemos como hijos, pero no es necesariamente la mejor forma de educación. Es una forma de conseguir lo…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta