¿Influye la autoestima en la felicidad de mi hijo?

¿Influye la autoestima en la felicidad de mi hijo?

Es bien sabido que la autoestima tiene un alto grado de importancia en que nuestros hijos logren una vida plena. Ella marca la diferencia entre aquello que desearíamos ser y lo que somos en realidad.

La autoestima en el nivel adecuado es una protección natural para tu hijo, con la cual se blinda contra los retos y presiones de la vida, de hecho, contra lo que produce infelicidad precisamente. El niño con alta autoestima sonríe con facilidad, es espontáneo, resuelve mejor sus problemas y conflictos, y enfrenta su existencia con más optimismo y creatividad.

La baja autoestima en cambio, trae al niño frustración, inseguridad, dificultad para resolver los problemas, y puede ser la responsable de un pobre desempeño académico y social, que también lo hace infeliz. A esto se debe que con frecuencia nos insistan maestros, orientadores en que tratemos de detectar si nuestros pequeños la padecen y, si así es, que intentemos definir sus causas y permanecer más tiempo con ellos para apoyarlos. Para detectarla debes atender algunos indicios como:

  • Te miente y miente a otros usualmente, para culpar a otros y evadir su responsabilidad en una situación.
  • Es muy tímido y se relacionan muy poco con otros niños porque les temen o para que no los rechacen. Evitan las interacciones sociales.
  • Sufre fracaso escolar por falta de confianza en sí mismo, temor a la presión y a los malos resultados.
  • No le gusta participar en actividades deportivas o de competición. Tiene miedo de no hacerlo bien y ser reprochado, juzgado o alejado del grupo.
  • Responde con agresividad como mecanismo de defensa contra el miedo y la frustración. Se pone a la defensiva.

¿Cómo puedo mejorar la autoestima de mi hijo entonces?

  • Practica un estilo de crianza cálido, que le permita sentirse amado y apoyado. Permite que exprese su opinión en algunas decisiones y que proponga normas para su comportamiento. No se trata de hacer lo que tu hijo quiera, sino de brindarle espacios para opinar y participar.
  • Cuida de tu propia autoestima. Como es natural, no puedes dar de lo que no tienes, ni exigir sin ejemplo.
  • Hazle reconocimiento de sus cualidades, esfuerzos y avances con naturalidad, es decir, con espontaneidad. No se debe exagerar con las alabanzas porque esto puede provocar un efecto contraproducente, poner presión sobre el niño, es decir, pesar en vez de gozo.
  • Permite que sea tu maestro de vez en cuando. Que te enseñe cosas que ya sabe hacer muy bien. ¡No vas a creer los resultados!
  • No lo compares con nadie. La comparación mina su autoestima.
  • Envíale a diario mensajes orales y escritos en los que le reiteres tu confianza y apoyo: “Tú lo puedes lograr”, “Cuentas conmigo”, “Confío en que lo puedes hacer”.
  • Bríndale amor sin condiciones. Acéptalo a pesar de sus defectos y errores.
  • Préstale atención. Escúchalo con verdadera atención y míralo a los ojos, que sepa que te interesa lo que te dice, lo que hace y lo que siente. Esto implica dedicarle tiempo.
  • Permite que tome riesgos y que experimente en forma prudente. Esto fortalecerá su autoconfianza.
  • Dale palabras de aliento y celebra lo positivo que consiga o que se esfuerce por lograr. Hazlo con comentarios en voz alta y delante de otras personas destacando específicamente su logro o avance.

About author

A tí también te puede gustar

Hábitos de lectura 0 Comments

La lectura y la escritura, como experiencias divertidas

He aquí algunas formas de hacer divertida la hora de leer y escribir para tus hijos. Léeles todo tipo de material, que tengan distintos formatos, géneros y funciones: poemas, historias…

¿Cómo enseñar a ser feliz? 0 Comments

¿Cómo podemos hacer que nuestra familia sea feliz?

María Elena López, psicóloga de familia, responde a la pregunta: “¿Cómo podemos hacer que nuestra familia sea feliz?” Te invitamos a conocer algunas de las recomendaciones de esta experta.

¿Cómo lograr una crianza inspiradora y feliz? 0 Comments

Crianza de un hijo único

Hace algunos años no era común que las parejas tuvieran un solo hijo, los casos eran contados. Hoy, sin embargo, debido a la situación económica, a las nuevas obligaciones laborales…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta