¿Cómo puedo resolver un conflicto en mi familia?

¿Cómo puedo resolver un conflicto en mi familia?

Como la familia es un grupo conformado por seres humanos, tiene vida propia y como tal experimenta procesos complejos de cambio, acomodamiento, estancamiento, crecimiento y crisis. Las relaciones de pareja, entre padres e hijos, la crianza, el trabajo, los deberes de la casa… cualquiera de estas cosas, o todas en conjunto, pueden desatar una situación conflictiva en la familia. Eso quiere decir que los conflictos hacen parte de su naturaleza, pero no significa que no deba sobreponerse a estos; muy por el contrario, es importante aprender a solucionar los conflictos en el seno del mismo hogar para que la familia se mantenga viva.

Ahora bien, que los conflictos no sean agradables y que demanden esfuerzo, mucha determinación y hasta sacrificios, no quiere decir que no puedan ser superados. La familia que quiere mantenerse vigente y que desea marcar la diferencia aprende a solucionar sus problemas de manera efectiva y a sacar provecho de ellos.

Si en realidad amas la familia que has conformado no debería haber dudas en tu mente ni en tu corazón acerca de la importancia de solucionar las dificultades que se le presentan. El principio clave en la búsqueda de esa solución es que debemos evitar al máximo herirnos y hacernos daño, y mucho más si hay de por medio hijos pequeños.

Para hallar la solución de un conflicto en tu familia considera los siguientes aspectos.

Reconoce y explica la situación. Es preciso que reúnas a tu familia para explicarles claramente en qué consiste el conflicto y hacerlo con calma, sin angustia ni enojo. Resulta importante en este punto, cuidar la manera de hablar, el volumen de la voz y las palabras que utilizas para expresar lo que sientes y piensas, de modo que no hieras a quienes te escuchan.

Somete a discusión el problema. Tu esposa/esposo y tus hijos que ya tienen capacidad de razonar deben tener la oportunidad de expresar su opinión y exponer lo que sienten. Asegúrate de que todos los involucrados en el asunto participen en la discusión.

Escucha sin prevenciones a todos. Escuchar significa callar y prestar total atención a lo que el otro dice, no interrumpas ni ignores a ninguno por más que lo que diga no te guste o te parezca extraño. De este modo, se podrá obtener un panorama completo del problema.

Propón una tregua si la discusión se calienta. Puede ocurrir que los ánimos se acaloren y la discusión comience a convertirse en pelea, en ese momento es preciso que propongas que todos descansen un rato o que retomen la discusión más tarde cuando estén más calmados.

Explora las soluciones y define una con ayuda de todos. Cualquiera puede proponer una alternativa de solución y entre todos analizarla. Aquí es esencial que evites descalificar las propuestas o imponer alguna sin examinar los pros y los contras. Que al final prime el acuerdo en torno a lo que más conviene a todos.

Poner en práctica la solución acordada. En esto es primordial actuar con compromiso y proceder según lo que se acordó entre todos. Si tu familia observa que se respetan los acuerdos a los que se llega en colectivo, apreciará cada vez más el consenso y cada uno estará más motivado para ser parte de la solución.

About author

A tí también te puede gustar

¿Cómo descubrir nuevos talentos? 0 Comments

¿Qué hacer y qué no respecto a los talentos de tu hijo?

Todos los padres intentamos hacer lo que necesitamos hacer, ya sea que nuestros hijos tengan talentos normales o superiores: atender en forma consistente sus necesidades e intereses individuales, y a…

Temáticas 0 Comments

¿Qué podemos hacer para proveer un ambiente armónico en casa?

El vínculo con el cual una pareja conforma una familia genera el encuentro de dos modos de pensar y estilos de vida diferentes y, a veces, hasta muy opuestos. Ese…

Temáticas 0 Comments

¿Qué pueden hacer los padres poco afectuosos para demostrar cariño hacia sus hijos?

Los padres que demuestran fácilmente el cariño hacia sus hijos, logran crear un lazo de confianza con los pequeños más fuerte que aquellos padres que son menos afectuosos. Sin embargo,…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta