¿Cómo fomentar el optimismo en los niños que criamos?

¿Cómo fomentar el optimismo en los niños que criamos?

El optimismo es un factor definitivo en la felicidad de cualquier ser humano, incluidos nuestros hijos. Pero aunque somos conscientes de ello, es posible que no tengamos del todo clara la estrategia más adecuada y efectiva para transmitirlo a nuestros muchachos.

Por esa razón, la pregunta obvia que nos asalta a este respecto es cómo podemos lograr que nuestros hijos sean personas entusiastas, positivas y, en una palabra, optimistas.

Es especialmente en aquellos tiempos de dificultad cuando esto parece un imposible porque es probable que nosotros mismos no tengamos la disposición ni nos sintamos en capacidad para actuar con ganas y optimismo. Pero, a diferencia de nuestros hijos, que se encuentran en etapa de formación, nosotros tenemos el deber de tomar las riendas de la situación y decidir con qué actitud le haremos frente.

Si has tenido la oportunidad de ver la película de “La vida es bella”, puedes comprender con total claridad este punto (Si no la has visto, es la oportunidad para hacerlo con tu hijo). Porque es un hecho que la manera como les mostramos las circunstancias a nuestros hijos determina la manera como ellos las ven.

Si esa manera es negativa y catastrófica, o si es positiva, alegre, llena de energía y esperanza, depende por completo de cómo decidamos enfocarla. Lo cierto es que esa será la forma como nuestros chicos visualizarán la realidad.

Lo que primero hemos de considerar en esto es el papel que cumple el buen sentido del humor. No solo debemos cultivarlo como padres sino que un deber alentarlo en nuestros hijos, aunque ellos sean de carácter serio e introvertido. De otra parte, también es indispensable combatir la rigidez de pensamiento y de actitud, tenemos que practicar la flexibilidad, que nos permite a todos adaptarnos a las situaciones nuevas y desafiantes sin caer en pesimismo y frustración sin sentido.

Los niños que criamos deben percibirnos como líderes positivos, entusiastas, personas dispuestas a explorar salidas y soluciones antes que buscar al culpable y ocupar tiempo valioso en la queja y el reproche inútil. Los chicos optimistas reflejan bienestar por fuera y por dentro. El optimismo es la vacuna contra la insensatez del pesimismo.

Ahora bien, optimismo sí, pero no a cualquier costo. Se trata de animarnos y mantener su entusiasmo en un alto nivel para minimizar el impacto de las circunstancias mientras llegamos a la solución o esas circunstancias cambian. No se trata de enseñarles a negar o maquillar la adversidad y resignarse a soportar lo que venga sin expresar nuestra inconformidad o impotencia, sino de mantener arriba toda su energía enfocada en superar lo que sea.

Esto nos asegura que incluso si estuvieran en peligro de muerte, nuestros hijos sabrían cómo sentirse bien y seguramente saldrían al final airosos sin importar cual fuera el desenlace.

Para llegar a esto, es primordial entender que los fallos y las equivocaciones no son los que nos definen como personas, que para vencer y avanzar es necesario muchas veces renunciar a personas y cosas. Qué bueno que nuestros chicos puedan comprender que antes que fracasos enfrentamos retos de los cuales obtenemos aprendizajes. Así no los veremos nunca amargados ni derrotados.

Hay que avivar el entusiasmo y la esperanza, no apagarlos; esa debería ser nuestra consigna para brindarles plenitud a nuestros pequeños.

 

About author

A tí también te puede gustar

Temáticas 0 Comments

¿Qué hacer para que tu hijo sea más afectuoso?

Si pensamos en intentar cambiar a un adulto que es frío para que sea más afectuoso, podemos inferir que será una tarea complicada. Sin embargo, no es lo mismo con…

Temáticas 0 Comments

¿Cómo influye el afecto en el desarrollo de tu hijo?

Parte del desarrollo normal de un niño radica en que reciba la adecuada cantidad de afecto de parte de sus padres y familiares, este debe iniciar incluso antes de su…

Videos 0 Comments

¿Es correcto afirmar que si los padres son felices los hijos son felices?

María Elena López, psicóloga de familia, responde a la pregunta: “¿Es correcto afirmar que si los padres son felices los hijos son felices?” Te invitamos a conocer algunas de las recomendaciones…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta