¿Cómo enseñar a nuestros hijos a respetar a las demás personas?

¿Cómo enseñar a nuestros hijos a respetar a las demás personas?

El respeto es un comportamiento estrechamente relacionado con valores que debemos inculcar en nuestros hijos desde la edad temprana, para ayudarlos a convivir sanamente en un entorno social. Como principio, es uno de los que más tenemos que promover en nuestras familias, no solo con lo que les decimos sino, ante todo, con lo que hacemos; con la manera de tratarnos a nosotros mismos y a los demás.

Como sucede con todos los valores humanos que nos hacen más fácil vivir en sociedad, el respeto debe fomentarse en forma constante, día a día, en todas las circunstancias. Cada situación puede ser aprovechada por los padres para mostrar a un hijo cómo pensar, actuar y hablar de manera respetuosa.

El respeto es una de las actitudes clave para tener relaciones humanas exitosas. Y es una manera de actuar que se queda grabada cuando se vive en carne propia. De manera que si nos aseguramos de que cada uno de nuestros hijos se sienta respetado y apreciado le estaremos dotando de una importante herramienta de convivencia para toda la vida. No le costará ninguna dificultad manifestar respeto, dado que lo transmitirá de manera espontánea en su interacción con otros. Lo más probable es que no tendremos que estarle recordando que debe respetar a los demás, ni gritando a cada momento cosas como: “¡Hey!, trata con respeto a tu amigo”, “No seas altanero con tu padre”, “Respeta a tu maestra”. Mejor aún, jamás tendremos que reprenderlo o buscar ayuda de alguien más para reeducarlo en ese aspecto.

El hábito del respeto va de la mano con el deber que nos asiste a los padres de poner límites y dejar claras las reglas de juego para el niño que estamos criando desde su infancia. Por nada del mundo deberíamos olvidar esto, pues el temor a poner límites y clarificar normas desde que están pequeños suele destruir la paz de muchas familias y la vida de muchos niños que, al crecer son personitas malcriadas y adolescentes o jóvenes con todo tipo de problemas de adaptación social.

Los niños y las niñas que han aprendido en su hogar a ser respetuosos porque es lo que ven a diario entre los suyos, porque es lo que hacen sus padres y hermanos entre sí y es como se tratan todos allí normalmente, tienden a contar una gran ventaja a lo largo de sus vidas. No van por ahí reclamando o exigiendo respeto sino que más bien lo inspiran, puesto que hace parte de su esencia.

Por el contrario, si esto no hace parte de lo que aprenden, viven y reciben en sus casas, los chicos no sienten de manera natural respeto por sus amigos, sus padres u otras figuras de autoridad, y ni siquiera guardan consideración por sí mismos, tampoco son responsables ni tienen cuidado de sus propias cosas. Y si lo llegan a hacer es seguramente solo porque están bajo vigilancia, coerción o temor. Pero, en cuanto dejan de estar bajo esa influencia o vigilancia, su naturaleza egocéntrica y desconsiderada sale a relucir de nuevo. La consecuencia de todo es que se convierten en personas conflictivas y socialmente indeseables.

About author

A tí también te puede gustar

Temáticas 1Comments

¿Cuáles son los beneficios de perdonar y cómo hacerlo?

La afirmación de que sin perdón no hay paz es muy cierta. Está bien comprobado que el ojo por ojo, diente por diente solo hace estragos en nuestras vidas y…

Familia UNOi 0 Comments

Cinco cosas que no debes hacer respecto a la alimetación de tu hijo

Hay algunas cosas que debes evitar y te las compartimos a continuación: No discutas con tu hijo porque quiere comer algo de más antes de ir a la cama. Procura…

Familia constructora de paz 1Comments

¿Qué hace que en casa sea tan difícil vivir en paz?

En la actualidad ya no es raro que hablemos de un mundo más pacífico y visionemos una sociedad más armónica; tampoco es extraño que nos preocupe como nunca antes la…

1 Comentario

  1. Angie
    febrero 11, 18:02 Reply
    Muy cierto y estoy de acuerdo que es totalmente necesario enseñarle a los niños y niñas normas y reglas, es desde pequeños que ellos las van interiorizando y así las aplican en todos los ámbitos, incluyendo la escuela; lugar en donde se deben trabajar en conjunto con la casa.

Deja tu respuesta