¿Cómo educar a nuestros hijos para la paz con nuestro ejemplo?

¿Cómo educar a nuestros hijos para la paz con nuestro ejemplo?

La experiencia nos demuestra una y otra vez que nuestros hijos aprenden mucho más de nuestros actos que de nuestras palabras. De manera que nuestro ejemplo es la estrategia principal y la herramienta más poderosa con la cual contamos para inculcarles los valores que conlleva la paz: tolerancia, armonía, respeto, solidaridad, etc.

Entre las actitudes en la cuales podemos evidenciar ese ejemplo están las siguientes.

  • Brindarles el trato que quisiéramos para nosotros mismos, es decir, tratarlos con afecto, respeto, consideración, comprensión e interés. Y del mismo modo, tratar a los demás como esperamos que nuestros hijos lo hagan. La coherencia es la clave.
  • Jamás utilizar la violencia como recurso para corregirlos o formar su carácter. Está ampliamente comprobada la ineficacia de la agresión y los golpes como método para educar a los hijos; así mismo, se sabe de sobra sobre la gravedad de sus efectos devastadores en el presente y el futuro de los niños. Igualmente es preciso que nunca recurramos a los insultos ni la ridiculización, que constituyen otra forma de violencia. El maltrato verbal y sicológico es tan destructivo como el físico.
  • Expresar lo que pensamos y sentimos y permitirles a nuestros hijos hacer lo mismo. La sinceridad y la comunicación abierta que parte de nuestra iniciativa como padres inunda de seguridad el ambiente y nos permite disfrutar de una relación libre con nuestros hijos.
  • Mantener las discusiones entre esposos en privado o en bajo tono si no hay opción; pero sobre todo, no ventilarlas delante de los hijos. Además de que estos no pueden ayudarnos a arreglar nuestros problemas, les llenamos de culpa y frustración.
  • No reaccionar a una rabieta de nuestros hijos con otra de nuestra parte. Debemos aprender a autocontrolarnos si el comportamiento de alguno de nuestros hijos nos impacienta o saca de casillas.
  • No descalificar ni hablar mal de las personas con quienes no comparten nuestra opinión o gustos, y menos en presencia de nuestros hijos. Una costumbre malsana entre los adultos es la de criticar destructivamente, es decir, hacer comentarios negativos de los competidores o de quienes tienen ideas diferentes u opuestas. Los hijos heredan con facilidad esta costumbre y la incorporan a su personalidad, de modo que cuando nos damos cuenta, no podemos hacer nada para corregirlos.
  • Aprender a tomarnos con tranquilidad situaciones estresantes como un trancón de tráfico, una larga fila en el banco o un desacuerdo con los vecinos. Si somos de quienes reaccionamos a estas situaciones con gritos, pitazos e insultos a los demás tenemos un gran trabajo por delante. Nuestros hijos repetirán el patrón con toda seguridad.
  • Actuar con respeto en la vida cotidiana. Que nuestros hijos siempre nos reconozcan como personas respetuosas de las normas colectivas y amables aún en los conflictos o al hacer un reclamo.
  • Darle tanta importancia a nuestros derechos individuales como a los de los demás, velar no solo por lo propio sino por lo que beneficia y pertenece a todos y cumplir con los deberes. Pagar las obligaciones, botar los desechos donde corresponde, respetar el turno, recoger el popó de la mascota, cumplir lo que prometemos.

About author

A tí también te puede gustar

¿Cómo lograr una crianza inspiradora y feliz? 0 Comments

Comparar, un error recurrente en los padres

Cuando se es padre o madre, lo más seguro es que se busque lo mejor para los hijos. Procuramos que ellos reciban todas las herramientas necesarias para enfrentar el mundo…

Familia UNOi 0 Comments

¿Cúal es el rol de la familia en la era digital?

Te invitamos a descubrir cómo estás guiando y acompañando a tus hijos en el uso de las nuevas tecnologías

Videos 0 Comments

Aprendizaje escolar

La profesional en terapia ocupacional Claudia Sanabria, nos hablará sobre el aprendizaje escolar y el desarrollo de los niños durante la primera infancia. Te invitamos a conocer las principales áreas…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta