¿Cómo contribuyen el juego y la recreación a la felicidad de mi hijo?

¿Cómo contribuyen el juego y la recreación a la felicidad de mi hijo?

Para nadie es secreto que el juego es fundamental en la vida de los niños, por no decir que de todas las personas. En relación con su bienestar y armonía la importancia es todavía más grande.

Los pequeños se encuentran en su ambiente ideal de aprendizaje y disfrute cuando se sumergen en las actividades lúdicas. Porque es en ellas que puede, entre muchas otras cosas, moverse, crear, imaginar, construir, competir, actuar y, sobre todo, divertirse.

A medida que crecen tus hijos puedes ver que les gustan juguetes, juegos, actividades deportivas, creativas y recreativas diferentes, por eso es aconsejable estar atentos a identificarlos y tenerlos en cuenta para estar estimulando sus destrezas y talentos.

Seguramente tendrás que enseñarles a controlar el tiempo que dedican a los videojuegos y a escogerlos con propiedad, pero lo importante es que no se conviertan en la vida de tus hijos, y eso es algo que depende por completo de tu decisión como padre desde un comienzo.

Desde luego, es vital darles un lugar primordial a los juegos al aire libre y los deportes. La salida al parque, a la cancha, a la zona verde, donde se pueda disfrutar de aire y espacio abierto.

Los juegos de mesa y los de roles son maravillosos para compartir en familia, al calor del ambiente hogareño. No es recomendable subestimar las virtudes de este tipo de actividades que contribuyen a forjar valores y aprendizajes imposibles de lograr en otras formas de juego y diversión.

Los deportes son una fuente de actividad lúdica y bienestar físico sin comparación. Si puedes practicar con tus hijos un deporte o estimularlos a hacerlo por ellos mismos tendrás un aliado sin par para mantener la calidad de vida de tus muchachos. Importante eso sí, que esté rodeado de buena compañía y que se complemente de manera apropiada con las demás actividades como el estudio, la actividad artística y los deberes de la casa.

Ninguna de las actividades de ocio o recreación que involucren el juego o el deporte deben ser una obligación para tus hijos. Por el contrario, deben responder a sus necesidades de distracción, relajación, creatividad, gozo, expresión.

Esto no significa que estas actividades no tengan su componente de disciplina y cumplimiento de objetivos si se trata de una práctica que el niño o el joven realiza cotidianamente, por ejemplo, como parte de una escuela o un programa de formación. Sin embargo, este propósito debe ser complementario a la necesidad lúdica de nuestros chicos, y deberían ser fuentes de satisfacción, relajación, no frustración y ansiedad extremas.

Los padres solemos jugar con nuestros hijos cuando están pequeños pero con los años, a medida que los vemos crecer comenzamos a alejarnos de sus juegos. No tenemos que estar siempre pero sí hacer parte activa de esos juegos aun cuando ya ellos estén en la pubertad y ya no seamos su compañía primordial.

Los hijos ven a sus padres más cercanos y comprometidos cuando los ven involucrados de manera auténtica en sus actividades lúdicas tanto como en las demás.

No es recomendable sobresaturar a los muchachos de actividades de ningún tipo aunque se trate de juego o diversión. Como en todo, es aconsejable guardar el equilibrio, porque de otro modo este importante disparador de felicidad se puede tornar en una causa de cansancio, estrés o frustración y, en últimas, de infelicidad.

 

About author

A tí también te puede gustar

Afectividad 0 Comments

¿Qué debes saber sobre dar y recibir afecto?

Los seres humanos necesitamos dar y recibir amor. Es decir, que tenemos la necesidad de ser queridos por alguien más, así como querer a otras personas. Para que alguien pueda tener…

Temáticas 0 Comments

¿Es el talento sinónimo de inteligencia?

La inteligencia se suele encasillar como la habilidad para tener éxito en la educación formal. Es decir, cuando a un niño le va bien en el colegio en materias como…

Temáticas 0 Comments

¿CÓMO CULTIVAR HÁBITOS DE LECTURA Y ESCRITURA EN FAMILIA?

Los niños que crecen en los hogares en que se promueve la lectura y la escritura llegan a ser mejores lectores en la escuela que aquellos que no tuvieron ese…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta