¿Cómo ayuda la comunicación asertiva a la paz de mi familia?

¿Cómo ayuda la comunicación asertiva a la paz de mi familia?

La paz en cualquier ámbito depende en gran medida de la calidad de nuestra comunicación. Por eso no podemos dejar de considerar su importancia.

Es probable que la familia sea el ambiente donde la comunicación es más compleja y conlleva más desafíos. Esto es porque allí tenemos más licencia de expresar sentimientos, opiniones, juicios, y también porque en es el entorno que, en condiciones normales, más nos brinda soporte y alivio en las situaciones adversas o los momentos decisivos de nuestras vidas. Pero asimismo, es donde mayores presiones y contrariedades podemos enfrentar.

Por eso debemos abogar por que la comunicación en nuestro hogar sea asertiva, es decir, abierta, franca, generosa, sin ofensas ni rodeos; una comunicación transparente y auténtica, pero a la vez serena y constructiva, que contempla los derechos y deberes al mismo nivel, respeta la diversidad de puntos de vista y procura responder a las necesidades de todos.

¿Cómo sabes que te estás comunicando asertivamente? Porque no tienes inconveniente para expresarles a los demás tus emociones con claridad y permitir que te conozcan tal y como eres realmente. Tus seres queridos como cualquier persona que te conozca, saben exactamente lo que piensas, lo que te gusta y lo que te disgusta, lo que esperas de cada uno y cuáles son los motivos de tus reacciones; pero ante todo, te reconocen como una persona que va al grano, que es respetuosa, ecuánime, serena, firme pero también flexible. Sincera pero no altanera ni prepotente; espontánea pero no imprudente.

Bueno, pero ¿cómo logro ese nivel de comunicación en mi familia? Para conseguir algo así, a menos que hayas nacido en una familia en la cual la asertividad sea la norma, se requiere desaprender malos hábitos de comunicación y aprender a vivir según los de la asertividad. Hay que practicar y practicar hasta que en casa sea natural:

Respetar la manera de ser y los valores de cada uno. Igualmente, decir con frecuencia a los seres queridos cuánto nos importan y expresarles gratitud independientemente de que no compartamos sus gustos o valores.

Expresar las ideas y opiniones con claridad, sin dar rodeos, pero con cortesía y consideración con los otros.

Defender los derechos legítimos, con convicción y confianza, pero sin atacar u ofender a los demás.

Salirse del juego de la culpa. Si se ha cometido un error, reconocerlo sin titubear, corregirlo si es posible y asumir sus consecuencias. Por otro lado, no utilizar la culpa para manipular a los demás.

Abandonar los prejuicios. Es posible aprender a escuchar ideas diferentes, aunque no las compartamos, sin incomodarnos, y dejar de basarnos en la apariencia. Darnos la oportunidad de escuchar y conocer mejor a las personas, comenzando por los que viven a nuestro lado.

Callar cuando favorece la comunicación. El silencio bien utilizado puede contribuir a mejorar nuestras relaciones, especialmente si somos dados a controlar la conversación, refutar todo y decir la última palabra. Aprendemos más de los demás escuchándolos que hablándoles.

Hablar oportunamente y sin temor. No es asertivo quedarnos en silencio por miedo o por pena, si nos quita oportunidades y les niega a los demás una idea o solución. El silencio así usado termina estallando en frustración, agresividad o el abandono del hogar.

Expresar la tristeza o el enojo sin desquitarse con las personas ni atacarlas. Hay que aprender a darse un respiro y calmarse antes de proceder a resolver la situación.

Comprender antes de criticar. Debemos evaluar si realmente sabemos ponernos en el lugar de los demás o solo vivimos para juzgarlos y criticarlos. La crítica y el juicio provocan más conflictos en las relaciones humanas que cualquier otra cosa.

About author

A tí también te puede gustar

¿Cómo enseñar a ser feliz? 0 Comments

¿Cómo fomentar el optimismo en los niños que criamos?

El optimismo es un factor definitivo en la felicidad de cualquier ser humano, incluidos nuestros hijos. Pero aunque somos conscientes de ello, es posible que no tengamos del todo clara…

¿Cómo abordar los problemas de aprendizaje de nuestro hijos? 0 Comments

¿Qué factores determinan el origen de la dificultad en el aprendizaje?

Los problemas de aprendizaje se pueden generar por diversos motivos, algunos son factores internos, que tienen que ver con quien sufre el problema en sí y factores externos, el entorno en el que…

Videos 0 Comments

¿Cómo ayudar a mi hijo a escoger un libro para leer en su tiempo libre?

Yolanda Reyes, escritora y pedagoga, responde a esta pregunta y ofrece algunos consejos para que tu hijo vea la lectura como algo divertido.

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta