10 Claves para desarrollar relaciones de confianza en familia

10 Claves para desarrollar relaciones de confianza en familia

  1. LA CONFIANZA ES LA BASE DE LA RELACIÓN CON NUESTROS HIJOS.
  2. De acuerdo con la tercera convicción de la psicología del control externo (sabemos lo que es mejor para nuestros hijos) muchos de nosotros los recompensamos y castigamos en nuestro afán por lograr que nuestros hijos hagan lo que creemos que es lo mejor para ellos. Podemos seguir haciéndolo hasta que hayamos destruido por completo nuestra relación con ellos, sin haber logrado llevarlos hasta donde queríamos. Aún si nuestros hijos tienen éxito y hacen lo que nosotros creemos que está bien, es posible que en la lucha por llevarlos allí hayamos perdido la cercanía que nosotros deseamos conservar. Muchos dirán que mientras sus hijos hayan logrado llegar hasta donde queríamos que llegaran, nuestra cercanía con ellos no importa. Yo no acepto eso de ninguna manera. El no poder compartir los éxitos es muy poco satisfactorio, tanto para ellos como para nosotros, los padres.
  3. Estamos limitados a controlar nuestro comportamiento. Información es todo lo que podemos darle a otros, incluyendo nuestros hijos, padres y compañeros, a través de nuestras acciones. Esta información puede ser en forma de amenaza, soborno, palizas y aislamiento, pero sigue siendo solo eso, información.
  4. El axioma sobre la crianza de los hijos que propone la Teoría de la Elección es: Cuando quieras que un niño crezca y se convierta en un ser feliz, exitoso y cercano a ti, elige no hacer lo que creas que te puede distanciar de él. Aceptar este axioma es muy difícil para las personas que tienden al control externo, y más cuando esto significa dejar de quejarse, criticar, amenazar, pordebajear, chantajear o castigar a otros, incluyendo sus hijos, con quienes desean mantener una relación cercana.
  5. La creatividad es la clave de toda buena relación. Haga cosas inesperadas y con un magnífico sentido del humor. Por ejemplo, con los niños muy pequeños que están haciendo una pataleta, podemos fingir llorar y hacer una pataleta también. Quedan tan sorprendidos que se ríen o tratan de consolarnos, y les agradecemos o les decimos lo importante que es el consuelo. Por lo general, se les olvida lo que querían o lo que estaban haciendo.
  6. Desde los tres años de edad, enseñarles a responsabilizarse de sus actos. Esto no quiere decir regañarlos o castigarlos. El castigo siempre aumenta la distancia entre el padre y el hijo. Enviarlos a su habitación es lo máximo que usted podría necesitar para manejar esta situación. El castigo no hace parte de la educación de su hijo, ya que éste es la esencia de la psicología del control externo: es una consecuencia impuesta que siempre aumenta la distancia entre padres e hijos. Casi todos los niños castigados emplean mucho tiempo y esfuerzo en evitar o resistir los castigos; tiempo y energía que podrían utilizar para aprender cómo mejorar sus vidas y satisfacer sus necesidades. Los niños castigados se limitan a evadir responsabilidades en lugar de aceptarlas. Los niños no deberían tener que sufrir más que las consecuencias naturales de aquello que ellos han elegido hacer.
  7. Cumpla lo que crea que debe cumplirse pero trate de forzarlo lo menos posible. No proteja a sus niños de los pequeños problemas, ni trate de obligarlos a actuar a su manera cuando no sea realmente importante. De esa forma aprenderán de su propia experiencia, uno de los mejores maestros del mundo sobre lo que es inteligente y lo que es tonto. También aprenderán que usted no es una persona rígida y que usted no presta mucha atención a algunas cosas que son graves para los padres de otros niños. Aprenderán, también, desde pequeños que cuando usted considera que algo es importante, permanecerá firme sin importar cuánto protesten.
  8. Cuando ellos eran niños, ustedes permitieron negociar sobre su hora de acostarse, sobre lo que deseaban comer y la ropa que querían usar. Un poco después, las cosas que para ustedes eran realmente importantes, como la escuela, la salud y la seguridad no fueron negociables; pero el haberles permitido tomar sus propias decisiones en muchas situaciones sobre las que otros niños no pueden decidir, les han enseñado el valor de la negociación puesto que en su preadolescencia, gran parte de lo que desean solo puede obtenerse si se negocia. Ya no se le puede confrontar físicamente tanto como cuando eran niños. Pueden castigarlos, prohibiéndoles que salgan, pero esto resulta difícil de controlar y al ser muy estrictos arriesgan su posición dentro del mundo de calidad de su hijo. Ahora más que nunca, ustedes necesitan tener una imagen muy fuerte dentro del mundo de calidad de ellos. Ellos pueden meterse en muchos problemas durante el tiempo en que no se les puede tener castigados en casa, por ejemplo, antes y después del colegio.
  9. Tenga presente que los adolescentes necesitan mucho amor, tanto o más como el pequeño quien a su vez posee un potencial menor para meterse en problemas. Tendemos a olvidar ese hecho y a tratarlos como adultos. Se requiere una gran creatividad para dar a los adolescentes el suficiente amor como para que escuchen aún cuando no están de acuerdo, y nos mantengan fuertemente en sus mundos de calidad. No espere a que el problema se presente. Anticípese a él hablando, riendo y compartiendo con el adolescente; esto es como tener una cuenta de ahorros de la que podrá hacer retiros después cuando se presenten los desacuerdos.
  10. Si la pareja ha conformado un círculo y lo ha extendido a los hijos, resulta fácil convertirlo en un círculo de solución familiar. Si observamos a las familias exitosas, veremos el círculo en acción. La familia se une como una unidad de apoyo para ayudar a cada uno de sus miembros en lo que pueda necesitarse. Los miembros de familias regidas por la psicología del control externo tienden a culparse los unos a los otros cada vez que hay un problema. Cada uno sabe lo que está bien para sí mismo pero rara vez piensa en lo que está bien para la familia. La confianza es lo que mantiene fuerte el círculo. Mientras ustedes y sus hijos puedan mantenerse en ese círculo, ya sea que estén juntos o separados físicamente, tienen la mejor oportunidad de ser felices.

(Tomado del Capítulo 9 del libro Teoría de la Elección: una nueva sicología de la libertad personal)

Para mayor información al respecto, le recomendamos tomar nuestros talleres sobre CRIANZA INSPIRADORA Y FELIZ.

Fundación Elegir – Chía, Cundinamarca, Colombia

www.elegir.org.co

 

About author

A tí también te puede gustar

¿Cómo lograr una crianza inspiradora y feliz? 0 Comments

¿Qué hacer para que tu hijo quiera su aspecto físico?

Estudios realizados en Inglaterra han demostrado que los niños desde corta edad, han llegado a pensar que son gordos o incluso han dejado de comer para verse mejor. Esto es…

¿Cómo lograr una crianza inspiradora y feliz? 0 Comments

Decálogo de la buena crianza

1. Apóyalos para que concreten sus ideales y cuando quieran servir a los demás. 2. Ayúdales a aclarar sus dilemas o problemas y a buscar las soluciones. 3. Trátalos como…

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero en dejar un comentario. Añadir un comentario a esta entrada

Deja tu respuesta